El noble arte de la desobediencia

121130063555-01-rosa-parks-1130-story-top

 

Decía Hannah Arendt en Eichmann en Jerusalén: “La libertad no es ante todo la posibilidad de elegir entre dos alternativas, sino la capacidad de iniciar algo nuevo, la capacidad de romper la rutina de todos los días. El ser humano puede dar comienzo a algo nuevo, a algo que de otro modo no existiría, el hombre evita que el mundo se convierta en algo homogéneo, en una mera repetición.”

Cuando hablamos de desobediencia suelen asaltarnos imágenes que nos remiten a la infancia, a las primeras experiencias en las que nos confrontábamos con los límites del mundo y que nos fueron forjando a base de “no”. Sin embargo, son estas mismas imágenes las que suele utilizar el poder para deslegitimar la capacidad ciudadana de gritar como en el cuento de Andersen “el emperador va desnudo”.

A lo largo y ancho de la historia de la humanidad nos hemos enfrentado y seguimos haciéndolo con leyes y aparatos de poder injustos que sólo han logrado ser modificados gracias a la presión social y al noble arte de deslegitimar lo que parece “obvio, natural, siempre ha sido así”. Si bien la presencia transformadora en las instituciones es un paso fundamental para el cambio, ninguna representación política será suficiente para frenar el abuso de poder (especialmente el económico) sin un movimiento ciudadano activo y alerta que haga valer la verdad de que sólo en la gente reside la soberanía.

e837e39esentada_en_el_autobus_1600x1484

¿Es posible una desobediencia adulta, una desobediencia que no se base únicamente en la reacción, sino que sea, como señala Arendt, profundamente creativa? Sí, desde luego que es posible y se despliega ante nuestros ojos como la salida más eficaz ante la cárcel del  “o conmigo o contra mí” que divide el mundo en dos únicas opciones (el bipartidismo en España se alimenta de esta falacia).

Es sobre la obediencia ciega, la falsa bondad y diligencia de quienes temen no salir en la foto, de quienes se retrotraen a la sumisión infantil en busca del premio o mirada ansiados, sobre los que se construyen las enormes redes clientelares en nuestro país y sobre los que se asientan los abusos de poder pequeños, cercanos, cotidianos.

Si en el acto simple de potenciar nuestra capacidad adulta de no pasar por el aro, de no dejarlo estar, de no tapar, de dejar de comulgar con ruedas de molino, somos capaces de conectar con el potencial creativo y de servicio al bien común que supone sabernos, no simples seguidores, sino actores principales de lo que mejora la vida de tod@s, estaremos dando comienzo a algo nuevo desde la certeza de que no nacimos para vivir arrodillados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.